Iglesia Bautista Shalom
¡Una Iglesia conforme al corazón de Dios!
   Home      Vida Eterna


Dios te ama y tiene un plan para tu vida.




Scroll down for English

Dos preguntas:

 1. ¿Si usted muriera hoy está 100% seguro que tiene la vida eterna?

 2.  Supongamos que usted muere hoy y se presenta delante de Dios. Pensemos que hay una puerta. Usted viene y suena a la puerta y Cristo viene a la puerta, la abre te ve a los ojos, y pregunta: ¿Por qué crees que te debo dejar entrar a mi reino? ¿Qué le respondería usted?

Si hace un tiempo alguien me hubiera hecho esta pregunta, seguramente le habría respondido que nadie puede estar 100% seguro. Pero, descubrí que el propósito de toda la Biblia es dar esa seguridad.


1 Juan 5:13 “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.”


Descubrí que el cielo, la vida eterna, no se puede ganar o merecer por nada de lo que nosotros hacemos. La Biblia dice: Ef. 2:9 “no por obras, para que nadie se gloríe.”


I.        El cielo es un regalo que no lo podemos ganar o merecer.

Romanos 6: 23 “ Porque la paga del pecado es muerte,   mas la dádiva de Dios es vida eterna.” Dádiva precisamente significa regalo. Se dice de unos hombres que llegaron a los Estados Unidos con mucho dinero de su país. Decidieron comprar una casa. Las cosas fueron tan mal en su país de origen que por la devaluación, ya no podían pagar la deuda de la casa. El dueño de la casa, cuando se enteró de la situación decidió regalarles la casa. Así con Dios, El nos quiere regalar la eternidad. Es la única forma de poder obtenerlo.


II.      Esto lo entendemos mejor cuando reconocemos que todos somos pecadores.

Romanos   3:10 “Como esta escrito: No hay justo ni aun uno ;” o como dice el verso 23 “ Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.” El pecado es violación a la ley de Dios, o hacer cosas que no están de acuerdo con la voluntad de Dios, y lógicamente toda violación tiene consecuencias. La consecuencia es separación de Dios, muerte, condenación eterna. En 1993 en Texas un hombre que violó a una monja. Fue condenado a la silla eléctrica. Fue condenado por no hacer lo que estaba de acuerdo a la ley.   Muchos otros están en las cárceles por robos u otras violaciones. Dios también tiene que castigar nuestras malas acciones. Si El no lo hiciera, no sería justo.

Nahum 1:3 “Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable. ...”

Si solo nos quedáramos con esta parte de la Biblia no tendríamos muchas esperanzas. Pero esto es lo mejor.

 

III.     Jesucristo, por amor a ud., pago ante Dios el precio de su salvación.

Romanos 5: 8-10. “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros... Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo...”

 Vea que lindo, Dios no esperó que dejáramos de pecar porque eso nunca va a suceder.

Aunque somos pecadores, Dios nos ama al punto de enviar a su único hijo a morir por tus pecados.

Su sangre es el único precio aceptable para el perdón de nuestros pecados y para la salvación de nuestras almas.

Entendamos: o nosotros pagamos por nuestros pecados con el infierno, o aceptamos el pago que Cristo hizo a nuestro favor.

 ¿Ahora qué? Ya sabemos que no podemos ganar el cielo, o merecerlo por lo que nosotros somos o hacemos, que somos pecadores, y estamos descalificados, y vamos camino de muerte (condenación eterna, o sea infierno).

Pero Dios nos ama a pesar de todo eso. Envió a su Hijo a morir para pagar así el precio de tu salvación, y te ofrece la vida eterna como un regalo.

Me imagino que se está preguntando, ¿Qué hago ahora?

IV Acepte por fe y sólo fe el regalo de Salvación que Dios le ofrece.

Santiago 2:19 “Tu crees que Dios es uno; bien haces, también los demonios creen, y tiemblan.”   El solo acto de creer como un acto del conocimiento no nos da garantía de salvación.   Tiene que nacer en el corazón.

Creer es mas que la aceptación de hechos históricos de una manera mental.

Es entregar nuestra corazón creyendo que lo que Dios nos dice es cierto: Por ejemplo un hombre una vez cruzó la cataratas del Niágara sobre una cuerda y preguntó a la gente quienes creían que lo podía hacer. La mayoría gritó: “Si.” El fue, cruzó caminando y regresó. Al regresar preguntó: “¿Quienes de ustedes creen que puedo cruzar llevando un carretillo cargado de piedras!y la gente gritó si puede. Fue con el carretillo cargado y regresó y al regresar preguntó “¿Quienes creen que puedo cruzar a una persona sentada en el carretillo?” Todos gritaron: “¡Sí, puede!” Entonces, preguntó “¿Quién quiere ser el voluntario?” La respuesta fue silencio. Nadie quiso. pero una mujer dijo: “Yo iré.” Esa mujer era su esposa. El fue, y regresó trayendo a su esposa a salvo. Esto es depositar la fe en Cristo. Es creer con todo tu corazón que el te va a dar el regalo de la vida eterna y que en sus manos estarás seguro.

¿Qué hay que hacer para tener el regalo de salvación que Dios te ofrece? Recuerda, no basta saber. Hay que aceptarlo. El regalo no será suyo si ud. de todo corazón no lo acepta. La Biblia dice: Romanos 10:9-10 “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor y creyeres en tu corazón que Dios le levanto de los muertos, seras salvo.   Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 

¿Le gustaría hoy aceptar el regalo de la vida eterna y experimentar la seguridad de que si usted muere hoy ya tiene la vida eterna?

Dos cosas:

1.   Confesar a Jesús, como Dios (Señor), como resucitado.

2.   Creer en su corazón.

Ese regalo puede ser suyo hoy si confiesas y cree. Esto hace referencia a una sencilla oración, pero que sale de lo mas profundo del corazón.


 ¿Quiere orar aceptando el regalo que Dios tiene para ud.?

“Señor me arrepiento de todos mis pecados. Hoy pongo toda mi fe, mi esperanza y confianza en   Jesucristo, y sólo en Cristo para la salvación eterna de mi alma. Hoy te invito a venir a mi corazón. Limpia mi corazón y vida, y dame la seguridad de la vida eterna. Hoy me entrego a Ti para seguirte y servirte. Amen”

Si tiene alguna pregunta o desea crecer espiritualmente recibiendo un estudio bíblico por favor escribanos.



“These things have I written unto you ... ; that ye may know that ye have eternal life,” 1 John 5:13

The Bible was written so that mortal men, sinners and imperfect, could know the way to obtain eternal life.

Four things that you must know:

1. We are all sinners.

For all have sinned, and come short of the glory of God; Rom 3:23

2. Sin has a price that must be paid:

Rom 6:23 For the wages of sin is death... Sin has put a death sentence upon us. Jn. 3:18 Our sins separate us (disqualify us) from heaven, Rom. 3:23; they makes us enemies of God, Rom 5:10; they take us to hell, Mateo 13:41-42; 25:41.

3. Jesus paid the price for your sin .

Rom. 5:8 But God commendeth his love toward us, in that, while we were yet sinners, Christ died for us.

Isa 53:5 But he was wounded for our transgressions, he was bruised for our iniquities: the chastisement of our peace was upon him; and with his stripes we are healed. Either you pay for your sins, or you must accept the payment that another gives for them.

4. Accept the gift of eternal life.

Rom 6:23 For the wages of sin is death; but the gift of God is eternal life through Jesus Christ our Lord.

Confess and accept Jesus Christ as the only means and the only acceptable payment for the forgiveness of your sins and the salvation of your soul. Rom 10:9 “That if thou shalt confess with thy mouth the Lord Jesus, and shalt believe in thine heart that God hath raised him from the dead, thou shalt be saved.” Eph. 2:8-9.John 1:12; John 3:15


"Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. 9 Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. 10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida." Romanos 5:8-10